1B – Inmersión

Galway, 29 de agosto, 16:30 p.m

Te has descalzado. Vas con los pies desnudos sobre la arena y las piedras resbaladizas. Te has propuesto meter en un saquito de tela la esencia del océano. Entras en el agua de golpe, te mareas y piensas que la épica no entiende de temperaturas -o sí- y que hay algo de justicia poética en tus acciones. Alcanzas con una inmersión fugaz una, dos, tres piedras y las aprietas entre tus dedos agrietados. Las metes con sumo cuidado en la bolsa gris. Nadas a la orilla de nuevo y con la rapidez con la que la marea engulle el litoral te secas y vistes, por aquello de no quedarte frío. Te tapas; asemejas una suerte de patricio huyendo del vendaval obsesivo que se avecina en una Roma llena de traidores. Has cogido a paso ligero una distancia prudencial para ver como los acantilados afilan las olas y piensas. En mamá. En el comando alemán. En sensaciones, dolores que te impiden concebir el sueño cada madrugada. Eres un hombre que ha llevado la independencia hacia extremos obsesivos: de pequeño ya te gustaba jugar solo -con la puerta cerrada del cuarto. Tus amigos se extrañaban-. No eres amante de dar explicaciones pero a veces, incluso a contracorriente y con el peso de las piedras en el saquito de tela no dudarás en obligarte a hacerlo. Decides seguir batallando pese a estar todo perdido, al menos momentáneamente hasta que se agoten las cartas de la partida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s