Las 20 VPO

pzalta

[de la resaca de ayer por la noche únicamente puedo recuperarme leyendo la vida real. Algunos dirán que es ficción, no sé si es natural la realidad. Visto lo de ayer, cualquier cosa podemos esperar de la vida…]

“En las 20 VPO, lo primero que se rompen son los peines y lo segundo las zapatillas. Sus habitantes necesitan, de vez en cuando, no dudar sobre dónde estaban los pañuelos y dónde los anillos. La gente de las 20 VPO enchufa los ventiladores al cielo y sueña con despertar en el mismo sitio en el que duerme.”

Ciudad Girándose
Elena Román

En ‘El Pájaro Azul’ (Cáceres – 1a parte)

[tiempo habrá para subir fotos y hablar de-te-ni-da-men-te de lo sucedido el sábado en Cáceres. Todavía tengo la piel de gallina. Todavía estoy allí. Gracias…]

a continuación
texto leído por Carmelo P. Mendo

74341181_2741391395905658_7433035071503728640_n.jpgQuiero comenzar por un verso de Lope de Vega al que acudo cada vez que me veo sorprendido por la gratitud que ciertas personas me muestran “qué tengo yo que mi amistad procuras”. Por culpita de este verso estoy hoy aquí, presentando, más que a un libro de poesía, conozco mis limitaciones, a su autor. Todo comienza en Plasencia, 2018, último fin de semana de febrero, Centrifugados, ahí es nada. Una joven pareja presenta a los componentes de la siguiente mesa coloquio, ella en portugués, él en catalán. Al escucharles confirmo lo que siempre sospeché, bíblicamente nos engañaron, nos ocultaron la verdad, y aún hoy sigo sin comprender el por qué: la Torre de Babel sí se terminó de edificar y fue precisamente gracias a esa diversidad de lenguas. El otro lindo descubrimiento de ese día, más grato si cabe, fue, que éramos familia, compartíamos la consanguineidad del apellido Mendo. La madre de Xavi y yo somos primos hermanos, su abuelo y mi madre eran hermanos. Yiyo, su abuelo, viven en Plasencia; mi madre, Continuar leyendo “En ‘El Pájaro Azul’ (Cáceres – 1a parte)”

Estancias pasajeras

descarga (1)

“He ordenado los libros en las estanterías de encima de la chimenea y estoy dispuesto a no perderme nada. Mi nuevo cuarto. Faltan algunos muebles. Por la ventana abierta entra el calor del mediodía, la calma y el rumor a manga de riego en el jardín a última hora de la tarde, los murmullos y la humedad de la madrugada, cuando me despierto y un momento, el sol maravilloso de las nueve en punto. Me paso horas y horas mirando las maderas del techo y la viga grande, justo encima de mi cama. Han traído un butacón tapizado de cuero y su olor a persona mayor y el olor a goma del dunlopilo en que me recuesto para escribir -mas penetrante que el olor a cera del suelo y el olor a rancio de las maderas, recién fregadas con aceite de linaza- son mis únicos placeres turbios, ahora que ya he podido con la impresión de llegar.”

Diarios (1956, 1985)
Jaime Gil de Biedma

‘Borrajas’ (un poema de Azahara Palomeque)

descarga

[hay quienes juegan con la rayuela con los peajes y las banderas. Hay quien vive en el silencio de la distancia. El silencio incómodo que siempre da de hablar…]

Borrajas
…sombra, dique
tras dique
se estrella anhelando el margen del color, el corazón
empapado de otro mapa, apelando
a lo que ya no existe,
a las borrajas,
a las puertas calcificadas, a las hormigas
matutinas
de un roer que ya
no es de este mundo.

[poema extraído de RIP (Rest in Plastic) de Azahara Palomeque (El Sur, 1986), publicado por RIL Editores en febrero de este año.]

Goles son amores (un borrador)

DOCU_RIOJA

Gol en Las Gaunas -Aimar y las palmadas- patrocinado por Puritos Dux y Soberano. El chiste del Levante – Las Palmas // fútbol a las cuatro de la tarde en campos de tierra. La radio comarcal dando resultados de Regional Preferente (Grupo Norte). Vallas publicitarias de Anís La Castellana, Larios y Terry -usted sí que sabe-. Volver de Plasencia, de Mayorga Uno, merendando bocadillos de chorizo en un Nissan Patrol 4×4. El DominGol.

Cero a cero en Badajoz. En la portería del equipo local juega Poli. El silencio de los transistores en el Vivero, en el Nuevo Vivero: el/los campo(s) del Rey del Empate. Goles son amores. El Rey del Empate nunca conoció el amor. Descenso directo.

Lo último de Ferrer Lerín

Alicante 2

Ejercicio de memoria: junto a Elías Moro y Lobo Antunes, Francisco Ferrer Lerín (Barcelona, 1942) sea uno de los nombres que más ha aparecido por el blog desde 2016 (se dice pronto). Quizá por aquella aura de maldito que pesa sobre él, quizá porque leer un texto, un poema, sea como recibir un disparo a bocajarro. He acabado de leer hace unos días su Libro de la confusión (Tusquets, 2019) y el resultado final me agrada pero me remata en la incertidumbre del silencio que deja aquel regusto de final en colores negros como la tinta del calamar -curiosa su tinta, cuando se oxida tras dar cuenta del arroz, del fideo rebelde a la caza del tenedor, muta en un color naranja cobre para realzar su valor-.

El silencio poético de casi treinta años, roto violentamente hace una década, ha dado como resultado una trilogía de libros (añado sus Fámulo y Hiela sangre, ambos publicados también por Tusquets en 2009 y 2013) que aunados, parece que desemboquen en un incierto camino hacia un final cercano, al que se siente latir, pero no sabemos realmente si existe a ciencia cierta. A ciencia cierta es preciso añadir si éste no será el último libro de poemas o el último poemario de Ferrer Lerín. Es necesario, por tanto, afrontar con avidez la lectura con una buena reserva de cerveza a mano, junto a sus libros. Sea el último o sea el único que queda.