Identidad infantil

Jola

Una de las cosas más bonitas -y crueles- que le puede pasar a una persona en la vida es trabajar con niños. Ayer, Anna y Clàudia, con toda la inocencia que transmite la piel fina de dos niñas de seis años,  formularon una pregunta tan inesperada como punzante.

– Xavi: i tu…. d’on ets?

Nadie lo sabe (sabía), pero formularme esa pregunta me provoca una crisis de identidad descomunal: no ya por mi nombre -hasta los doce años no me convertí en Xavier- o mi apellido -con dos eses y dos erres-, sino porque busco en mi particular mapa de afectos el lugar que ocupo en el mundo. Badajoz está lejos y borroso. Tarragona es un presente agridulce. Lisboa es saudade -cómo no-. Sumemos que, soy rayano por accidente. Todos mis hogares fueron alguna vez pasado..

Hay preguntas de niños que enjugan las pupilas.

Cómo explicar nada, si no encuentro el lugar exacto done viví.

Admiro la facilidad que tienen los mayores para asegurar que son de tal pueblo cincuenta años después de haberlo visitado por última vez.

“La patria son aquellas personas que uno quiere”. Mi patria son pasaportes y billetes de tren.

Las preguntas más complicadas, aparentemente, no buscan llamar la atención.

– Petites, al lavabo, va..

Foto: Jola.

‘Selfie’ (un poema de Víctor Peña Dacosta)

29426019_10213836060128862_4751633827978848259_n

[todo comenzó cuando en Expoesía 2018, Lidia López (de Lastura Ediciones) nos confundió. Él era Xavi; yo era Víctor. Más perdido que un pato en un garaje con algunas cosas que ella me decía, decidí romper el mágico momento, declarando quién era en realidad. No me gusta ser un impostor: aunque tenga algo de gamberro, llegar a su sano nivel es imposible…]

Selfie
Un hombre corriente que posa
la vida, simula la foto y congela
su sonrisa enfrentando el negativo
de la cámara y vuestras miradas.

Como un mártir aguarda el relámpago
aislado frente a una multitud inhóspita.

Sabiéndose perdido de antemano.

Autorretrato del héroe contemporáneo
hundiéndose en estos tiempos de mierda.

Pero no está solo: le acompaña
y casi parece protegerle desde abajo
una mujer de sonrisa menos forzada,
resiliente de la luz y las sombras.

Por suerte el picado deja ver su escote.

Al fondo, un amanecer rojizo,
que si no es apocalíptico lo parece,
despliega nubes amenazadoras
sobre un sol agonizante que bosteza.

Se equivocaba Lennon, se equivocaba
o, al menos, se pasó de listo:
la vida es, simplemente, aquello que pasa.

[poema extraído de Piedra de toque. 15 poetas emergentes en Extremadura (ERE, 2017)]

Algo que nunca se olvida

ALA

[acabando la traducción. Estoy demasiado cansado para escribir, pero es domingo (por ayer) y algo crece en mí: la inquietud fiera y animal que debe crecer, supongo, en los hombres asilvestrados]

«(…) Ahora estás frente a tu tía. Nadie puede ayudarla, nadie puede ayudarte. Ayer almorzaste en el jardín del Príncipe Real y una paloma, al alzar el vuelo, rozó tu cabeza y te despeinó. Nunca te había ocurrido eso y el hecho de que la paloma te rozase te dejó intrigado. Sentirste sus patas en la frente, las alas. Un antiguo paciente tuyo del hospital, al que ves a veces vendiendo décimos de lotería, ayudaba al empleado que recogía las hojas. Unas extranjeras demasiado blancas te sonreían cohibidas. El sitio donde internaron a tu tía ni siquiera muy lejos. Quien se encuentra lejos eres tú: tienes nueve años y entras en la maternidad donde ella acaba de parir su primer bebé y te hace una caricia en el pelo. De eso te acuerdas. Ocurra lo que ocurra, de eso habrás de acordarte siempre».

Segundo libro de crónicas
António Lobo Antunes

Los poetas no son gente de fiar

54522048_10217965218618636_5536140719158198272_o

El octubre pasado una conocida me comentó, tras leer Otra Tardor Literària (clic aquí) que tuviera paciencia: que la cultura en Tarragona es complicado, y que no siempre -¿quizás nunca?- se pueden tirar proyectos ambiciosos adelante.

Parece que, para tirar adelante un proyecto cultural en una ciudad hay que basarse en un principio de igualdad: es decir, sin costes. Aquí el esfuerzo se valora gratis.

Me cabrea que, en cuestiones literarias, por parte de las instituciones se tiende a compensar -cuando no rechazar- dos partes que presentan proyectos tan diferentes como necesarios.

Recelo de las instituciones que no van de cara y que se conforman con el “ja ens va bé”. Los copia-pega, me ponen de mala uva.

Existen festivales como el Poetas, en Madrid o Expoesía en Soria. También ungüentos como el Poemad (también en Madrid) o el Cosmopoética, algunos años en Córdoba. La categoría media me da cierto pavor.

No soporto a los poetas que miran por encima del hombro a sus lectores e iguales. Considero que manejar poesía es un acto de responsabilidad y que el poeta ha de ser consciente de ello. El 79% no lo sabe.

¡Ay, aquellos quilombos montados por amigotes! El verdadero mérito son las amistades que se crean entre desconocidos en los saraos. Detesto aquellos encuentros convertidos en felaciones encubiertas.

Los poetas no son gente de fiar. Y tengo muchas amigos poetas en los que confío locamente. Mi pareja es poeta (y mil cosas más). No me equivoco si los poetas tienen algo de caraduras, jetas y vividores: si alguno se da por aludido…

 

(3) Aforismos futboleros

mw-1240

[una cañita con los colegas; reencuentro con otros, bocadillo bajo el brazo. Picar entrada, comprar pipas y gaseosa. Ya estamos dentro. Sábado]

Hay faltas mezquinas al borde del área y hay, también, entradas criminales que ponen a familias enteras de luto.
***

El larguero se huele lo peor cuando el contraataque rival pasa medio campo.
***

Bien sabe el entrenador que una sala de prensa puede transformarse en un patíbulo, si  los resultados empiezan a coger peso a base de goles.

(5) Nombres femeninos

[me parece fabuloso aquello de “saber la tradición, conocer el origen de cada cosa”… sobre todo si es para llenarse uno de argumentos…]

Carolina
Origen: germánico. De la familia de Carla (nombre preferido de reyes)
Variante: Carola.

Judith
Origen: latino. La judía. Nombre de una famosa heroína judía, salvadora de su pueblo ante Holofernes.
Variantes: Judit, Xudite, Judita.

Julia
Origen: latino. De Iulus, hijo de Eneas. Nombre famoso en Roma, apoderado de caudillos y poderosos.
Variantes: Yule, Xulia, Julia, Juliana, Julieta, Julita.

Leonor
Origen: medieval. Nombre compuesto, aglutinación de León y Honorio. Aparecido con Leonorius, arzobispo de Bretaña en el siglo VI. Para muchos, una derivación de Elena.
Variante: Eleonora, Elionora.

María
Origen: egipcio. Del hebreo Miryam, que procede del egipcio. (Querida de Ammón)
Variantes: Miren, Maria, Mari.

[extraídos y traducidos de Diccionari dels noms de noia (Labutxaca, 1995), de Josep Maria Abaigès]

Un poema de Ada Salas

traslc3bacida-ada-salas

[al final, qué queda de nosotros si no hay ya incertidumbre, duda o desconfianza. Desconfiar es un derecho, algo más que un verbo, que ha de ser debidamente respetado…]

Un hombre extraño vino
a visitarme. Parecía
drogado
con un vino de muerte.
Me haría reina
dijo
en el nombre de Aquel-que-no-habla.

Y si de amor hablamos
dije

no me hables con palabras que no entiendo
mira que

no conozco
varón.

[poema extraído de Limbo y otros poemas (Pre-Textos, 2013)-precisamente, el poema aquí transcrito pertenece a la sección Otros poemas– de la poeta cacereña Ada Salas]

Recordatorio

53570527_356238754965528_5946262348774768640_o